COMPARTIR

Nuestro Blog

Iluminación de bajo mantenimiento: cómo pueden los LED aumentar los beneficios

Iluminación de bajo mantenimiento: cómo pueden los LED aumentar los beneficios

La iluminación LED industrial moderna suele ir precedida de una reputación sostenible, lo que significa un menor uso de energía y un ahorro económico. Pero, ¿sabía que hay otra gran ventaja? Los LED de calidad necesitan un mantenimiento marcadamente menor que las soluciones de iluminación tradicionales, lo que los convierte en una inversión valiosa.

Piense en su comercio y en los costes asociados con los cuidados rutinarios. En una instalación más antigua, con sistema de iluminación tradicional, sustituir las bombillas gastadas suele suponer una gran parte del desembolso habitual. Pero con su vida útil más prolongada, las lámparas LED suponen una reducción drástica de este gasto.


Una vida útil impresionante

Si no está convencido, estas estadísticas quizás le sorprendan. Una bombilla de incandescencia tradicional dura unas 1.000 horas, mientras que una bombilla de halogenuros metálicos funciona por lo general unas 20.000 horas. Compare esto con una bombilla LED de calidad, que tiene una impresionante vida útil de alrededor de 50.000 horas.

Esto significa que, por cada vez que sustituya una lámpara LED, tendría que cambiar hasta 50 bombillas incandescentes. La iluminación LED también iluminará su espacio durante un tiempo considerablemente mayor que las lámparas de sodio de alta presión, los fluorescentes o los halógenos.


Una solución de bajo mantenimiento 

¿El resultado? Cuando instala un sistema de iluminación LED, gasta menos dinero en sustituir lámparas y en mano de obra, pero es que las ventajas económicas van mucho más allá. Las luminarias LED son también más fiables y necesitan menos mantenimiento que la mayoría de las fuentes de luz tradicionales, lo que significa que usted paga menos en reparaciones eléctricas.

Si necesita asegurarse, pregunte a Sistema Poland. Este proveedor de servicios logísticos instaló recientemente productos de iluminación industrial de Schréder en su almacén de 65.000 m², con unos resultados extraordinarios.

«La nueva iluminación ha superado con creces nuestras expectativas», afirma el director de mantenimiento e instalaciones. «La calidad de la emisión de luz es muy buena, como se puede observar. El personal lo valora mucho. Además, estamos muy contentos con el ahorro en el consumo de potencia y además los costes de mantenimiento son prácticamente nulos».


Ventajas de la productividad

Los dispositivos de bajo mantenimiento son especialmente beneficiosos en un almacén o fábrica, donde es poco probable que las reparaciones se realicen con rapidez. A causa de los techos elevados, es complicado acceder a las luminarias y se necesita un equipo especializado, como plataformas para trabajo en altura, con el consiguiente consumo de tiempo y dinero.

Y especialmente, estas tareas de mantenimiento influyen mucho en la productividad, llegando a costar a una empresa miles de euros. En una planta de fabricación, parar una línea de producción para arreglar una luminaria rota puede tener enormes repercusiones económicas. Se calcula que, en la industria de la automoción, un minuto de inactividad imprevisto cuesta a los fabricantes entre 19.000 €, o 1.159.769 € por hora. En el sector industrial, la pérdida de tiempo es igual a la pérdida de beneficios.


Una inversión esencial

Las soluciones de iluminación LED pueden suponer una inversión importante, pero a largo plazo su empresa se beneficiará de una reducción de costes generales y de mano de obra, así como de un aumento de la productividad. La pregunta no es si se puede permitir hacer la inversión, sino si se puede permitir no hacerla.

Proyectos